2010


Para esta edición del Alardealdía la organización tenía preparada una sorpresa para los chicos de Anaka.

Liberados, del que había sido su cometido desde los orígenes de la fiesta, el control de tráfico,  decidió que esta vez estuvieran en el punto más alto del recorrido, en el área denominada Ibarburu, a las puertas del caserío del mismo nombre del que se tienen noticias desde 1555, siendo en aquel entonces su dueño D.Pedro de Ibarburu.

En 1862 sufrió un importante incendio.

 

Tras este pequeño apunte histórico les diremos que los de Anaka no estuvieron solos. Las asociaciones Anaka 1881 y Gordezan, siempre de la mano, contaron en esta ocasión con el apoyo logístico de los "Goiburu". Incansables.

 

Los valientes que, desafiando al mal tiempo, se acercaron a aquel punto se encontraron con un soberbio plantel de "profesionales " de la hostelería.

Todo un control de avituallamiento a base de caldo, chorizo, txistorra, lomo...  suficiente para que el personal recuperara las fuerzas necesarias y pudiera completar su camino hasta la plaza de Urdanibia.

 

La fiesta continuó en el frontón  en una multitudinaria comida donde otros "anakatarras" fueron también protagonistas.

Las fotos dan fe de ello.