La ofrenda floral a la Virgen del Pilar en Zaragoza reúne cada año, el 12 de octubre, a miles de personas. La mayoría de ellas acuden ataviadas con trajes típicos regionales, pero hay otras que lo hacen de forma, no por ello menos respetuosa, pero sí más original.

Este es el caso de nuestros amigos Javier Antón  y   Eduardo Alzaga, iruneses y componentes de la Compañía del Barrio de Anaka, por más señas, quienes ni cortos ni perezosos eligieron la popular vestimenta Sanmarcialera para depositar sus ramos de flores al pie de la imagen.

Lo curioso del caso es que ambos se encontraron casualmente mientras esperaban su turno para depositar sus ramos.

 

 

 

 


oct. 2012