Desde el año 2000, los primeros Olentzeros de nuestra "Asociación Cultural Anaka 1881" fueron presentados en los concursos que el Ayuntamiento organiza cada año en vísperas de la Nochebuena.  En 2001 y durante cinco años consecutivos, los nuestros obtuvieron el primer premio en su categoría.

El certamen era una excusa para que el coro, que cada año acompañaba al Olentzero, se desplazara hasta los "arkupes" de la casa consistorial y de paso, tomar unas "txoperas" en las "taskas" de los alrededores y disfrutar del ambiente festivo.

En 2005, dejamos de participar, dedicando todo nuestro tiempo a amenizar el Barrio.

Fue a partir de 2010 cuando, por iniciativa de "Gordezan" nuestro Olentzero tomó vida, y aquel personajillo de cartón piedra se convirtió en la figura de carne y hueso que todos los chavales de Anaka esperan cada año en la Nochebuena.

Aunque una perfecta caracterización haga difícil identificarle, los mayores sabemos que ese corpachón tiene nombre y apellido: Mikel Urroz, nuestro Olentzero.


 2013

 

 

 

 

 

 

Está claro que Olentzero se siente en Anaka como en casa.

No es de extrañar por la calurosa acogida que cada año le preparan.

El precioso escenario que las chicas de Gordezan prepararon, creo un agradable ambiente que hizo de las delicias de niños y mayores.

 

HAZ CLICK EN LA FOTO

 

 2012

 

 

 

 

 

 

Olentzero cambió de escenario y, en previsión del posible mal tiempo, se cobijó en uno de los salones de la parroquia San Juan el Bautista.

Allí le habían preparado un precioso decorado para entregar sus regalos.

Entretanto, los aitatxos degustaban los pintxos de tortilla que la organzación había dispuesto.

 

HAZ CLICK EN LA FOTO

 

 2011

 

 

 

 

 

 

Incansable al desaliento, tras algún que otro percance al atravesar la regata de Jaizubia, llegó hasta Anaka donde le esperaba una multitud de chavales.

 

Muchos de ellos optaron por entregar su chupete a cambio del regalo.

 

HAZ CLICK EN LA FOTO

 

 2010

 

 

 

 

 

 

Tan bien le tratamos en nuestro Barrio de Anaka que regresa cada año, y cada vez con mas regalos.

Los chavales esperan impacientes escuchar su nombre para recoger su regalo del viejo carbonero.

 

 

HAZ CLICK EN LA FOTO

 

 2009

 

 

 

 

 

 

Recogiendo cartas, nuestro Olentzero esperó pacientemente la llegada del de carne y hueso que con su burro y sus alforjas llenas de regalos hizo las delicias de los más pequeños.

 

 

HAZ CLICK EN LA FOTO

 

 2008

 

 

 

 

 

 

Clásico pero con un toque de "elegancia" con su bufanda de marca.

De tamaño reducido para que pudiera ser llevado en andas por los más pequeños.

 

Su foto fue utilizada como felicitación navideña por nuestra Asociación

HAZ CLICK EN LA FOTO 

 

 

 2007

 

 

 

 

 

 

El Olentzero de ese año parecía saludar, y eso era lo que hacía realmente. Saludar a cuantos se encontraban en la plaza Embajador Arístegui del Barrio de Anaka, animando a la chavalería a depositar la carta  de petición de regalos en el buzón que tenía a sus pies.

Kaixo !

HAZ CLICK EN LA FOTO

 

 

 2006

 

 

 

 

 

 

 

Es como si los habituales creadores del Olentzero, de repente se hubieran quedado sin ideas. Posiblemente relajados al no tener que presentarlo a concurso, optaron por la figura más tradicional, el Olentzero sentado a la mesa con algunas vituallas y la típica botella de vino. Simpático, sin más...

 

 

 

 

 

 
 2005

 

 

 

 

 

 

Animados por el éxito "gastronómico" del año anterior, volvimos con la sartén, pero en esta ocasión la fritura era de "solomo" y vino en "shatua".

Después de tantos  años, parece ser que nuestro Olentzero ya se hizo mayor y decidieron dejarle fumar. Por fin le colocaron la típica  pipa que se cita en los bertsos.

 

 

 

 

 

 

 
2004

 

 

 

 

 

Este Olentzero tuvo una enorme aceptación, no por la figura en sí, sino por la "intendencia" que llevaba consigo.

Tapado por los troncos que se ven en la foto, había un quemador de butano y en cada parada, mientras nuestro coro cantaba unos bertsos, un par de improvisados cocineros freían unos trozos de sabrosa txistorra que era repartida entre quienes se acercaban a escucharnos.

 

 

 

 2003

 

 

 

 

 

 

 

 

En esta ocasión preparamos un Olentzero más clásico, un carbonero.

Cubierto por una auténtica piel de oveja, parecía hacer guardia ante la "txondorra" de carbón vegetal que había preparado.

Nada especial salvo el mecanismo que se encontraba en el interior. Un ingenioso dispositivo eléctrico hacía que cada poco tiempo apareciera un hilo de humo blanco. Durante toda la tarde funcionó a la perfección, solo que en el momento de presentarlo al jurado se quedó sin pilas...

 

 

 2002

 

 

 

 

 

 

 

 

Fue sin duda el primer Olentzero deportista del que se tenga noticia.

"Irunsasoi" fue aquel año el lema de una campaña municipal que invitaba a nuestros mayores a la práctica de un ejercicio moderado y saludable.

Nuestro hombrecito, abandonó por un día sus toscas "abarcas" y se calzó algo más "ariña", como unas alpargatas de marca,  para disfrutar de los  27 km. del recorrido que marcaba el cartel que tenía a sus espaldas.

Por su originalidad, el jurado estimó que era merecedor del primer premio.

 

 

 

 

2001

 

 

 

 

 

 

 

Nuestro segundo Olentzero, fue más activo. Encaramado a una escalera y con un saco al hombro repleto de paquetes, abría una ventana para depositar los regalos en el interior de una imaginaria vivienda

También llevaba otro saco con carbón  "por si hiciera falta...".

A pesar del zarandeo al que le sometimos, aguantó toda la tarde sin caerse.

 

 

 

 

 

 
 2000

 

 

 

 

 

 

 

El primer Olentzero lo podríamos titular el "ecologista". Nuestro hombre se disponía a pelar unas patatas, pero teniendo buen cuidado de seleccionar la basura que generaba. A su alrededor tenía varios sacos en los que separaba el vidrio, el papel... Todo el conjunto era reciclable, incluso el propio Olentzero que terminó en el contenedor correspondiente una vez obtenido el primer premio que nos otorgó el Ayuntamiento.

 

 

 

 O

L

E

N

T

Z

E

R

O

El secreto mejor guardado.

Conoce al verdadero Olentzero

 

HAZ CLICK EN LA FOTO