Guardamos con cariño aquellos entrañables calendarios murales de Luis Tolosa "Soroxarta", numerados y de tirada limitada, a los que curiosamente les faltaba el mes de enero.

El de 1983 está dedicado a la memoria del que fuera general de alarde entre  1969 y 1981, Francisco Rodríguez Saura, “Patxo”, fallecido en Askain (Francia) el 10 de enero de aquel mismo año.

Comenta Luis Tolosa, “Soroxarta”, en aquel calendario, que para ser general “cuentan más los méritos propios que la ambición”. De los primeros, “Patxo” anduvo sobrado.

Nació en la calle de la Aduana. Cumplidos los 12 años, estamos en 1932, pidió a Eleuterio Diego, capitán de Lapize, que le permitiera desfilar con “txilibito”, para lo que tuvo que recurrir también a la influencia de su madre, Paulina Saura, que fue la primera cantinera que tuvo la escuadra de caballería en 1902. “Patxo” desfiló como txilibito hasta 1936, año del inicio de nuestra guerra civil. Luego, como muchos iruneses, tuvo que abandonar Irun.

Tras la contienda regresó al “txoko”. Para entonces -cuenta Luis Tolosa-  “Patxo se había convertido en un hombre alto, delgado, de rostro aquilino, y que siempre tomaba la Fiesta con mucha seriedad”. Pudo comprobar que sus antiguos compañeros de Lapize le recordaban con afecto. Le nombraron capitán, cargo que desempeñó durante algunos años. Renunció y expresó su deseo de desfilar en lo sucesivo como simple soldado. Fue sustituido por Shanti Méndez.

Lo que pocos saben es que “Patxo” desfiló también un año como sargento en la Compañía de San Miguel, a petición de la cantinera Marilolo López.

Recuerda “Soroxarta” los elogios de la gente cuando se conoció la noticia de que “Patxo” había sido elegido general: “es un gran jinete”, “conoce el Alarde como nadie…”. Su entrada en la plaza de San Juan fue un clamor. Montaba en su primer Alarde como general, un brioso caballo color castaño que llevaba el nombre de “Cariñoso”. Su figura parecía arrancada de una página de la Historia. Durante su mandato siempre se mostró enérgico pero flexible a la vez. Decía que el Alarde “no podía ser interpretado con excesiva rigidez, pero tampoco frívolamente”.

En una entrevista que en 1981 le hizo el periodista local J.L. Seisdedos, quedó escrito que “Patxo” tuvo siempre presente que la cabal realización de la Fiesta, estriba en la identificación absoluta del pueblo espectador, con quienes les representan en el desfile, orgullosos de sentir la sensación de quienes rememoran hechos históricos, de generaciones pasadas a las que hay que guardar fidelidad en lo esencial.

“Soroxarta” y “Patxo” fueron dos insignes representantes de nuestra ciudad. Luis M. Tolosa,“Soroxarta”, -tal y como indicamos en su día en otro reportaje de nuestra web- por ser un sobresaliente ejemplo de irunés amante de su pueblo y exponente particularmente entrañable de la peculiar idiosincrasia y sentido del humor de este rincón del Bidasoa . Francisco Rodríguez, “Patxo”, nuestro general, por ser el símbolo de un pueblo que una vez al año se lanza a la calle para vivir probablemente la jornada más fraternal que pueda darse.


21 JULIO 2013

 

Fotos:

- Patxo General

- Patxo cápitán de Lapize

- Entierro de Patxo

- Luis Mari Tolosa, "Soroxarta"