Capítulo I

 

INTRODUCCIÓN:

 

El barrio de Anaka tiene límites con el resto de los siete barrios tradicionales de Irun excepto con el de Bidasoa.

Anaka limita al Norte  con Hondarribia, el río Bidasoa y Hendaya. Al  Sur con los barrios de Ventas, Olaberria  y Lapize, al Este con los de Behobia y Meaka y al Oeste con Hondarribia.

Para salvar, ríos, vías de tren, canales y regatas, que en ocasiones marcan los límites de Anaka con otros barrios y localidades, existen puentes de todo tipo. Algunos son internacionalmente  conocidos, como los que atraviesan el Bidasoa y otros mínimos y rudimentarios como los que vadean la regata de Urdanibia, en la muga con Jaizubia (Hondarribia).

Puentes que tienen su historia y que de forma resumida, con la ayuda de viejas o recientes fotografías y datos obtenidos en  nuestro Archivo Municipal, queremos recordar en este pequeño trabajo.

Iniciamos este repaso comenzando  desde el desaparecido puente de Zubimuxu y en sentido inverso al de las agujas del reloj.

 

Para no sobrepasar el formato habitual de nuestros artículos, hemos hemos nuestro trabajo en cuatro capítulos.

 

 

MENDELU – ZUBIMUXU

 

 

Aunque hace un siglo que desapareció, fue uno de los más antiguos dentro de los límites de nuestro Barrio. Existen referencias del mismo, por lo menos desde 1668. En en una de cuyas actas municipales de aquel año se le cita porque en sus cercanías apareció ahogado Martín de Baigorri. También en otra de 1670 se hace constar que el puente “se hizo por esta Universidad de Irun, y así se anota para que se tenga presente”

En 1730 el puente  era de madera y fue reconstruido en piedra entre 1736 y 1737.

Se sabe que sufrió importantes mejoras en 1890. Junto a él se instaló, en 1920, una columna divisoria entre Irun y Fuenterrabía que llevaba los escudos de ambos pueblos.

En la foto, sacada desde Mendelu, se puede apreciar el caserío Zubimuxu, perteneciente a Anaka, y al lado las primeras casas, ya desaparecidas, de la calle Hondarribia, a la que nuestro mayores llamaban "Zuimuxuko malda".

 

 

 


 

 

ESCAPACHULO

 

 

 

El dato más antiguo que hemos encontrado de este lugar data de 1833,  y  más que de un puente se  trataba de una pasarela por la que pleiteaban los ayuntamientos de Irun y Fuenterrabía, ya que estaba ubicado en terrenos  juncales.

En otros documentos de 1919 y 1920 se establecen acuerdos entre ambas localidades para su reconstrucción y posteriores trabajos de mantenimiento.

Para situarles,  diremos que se encontraba en los aledaños de  los actuales pabellones de Alkain, en Mendelu.

Todavía en 1994 se utilizaba el término de Escapachulo, y así lo hemos hallado escrito en las actas de un juicio de menor cuantía por los citados terrenos.

A pesar de haber transcurrido tantos años, todavía existen algunos restos del viejo puente. Sobre ellos se han construido unas toscas escaleras hasta la ría, que algunos lugareños todavía utilizan para cruzar al otro lado de la regata y cuidar de sus huertos, las antiguas marismas o terrenos juncales.

 

 


 

 

 

AMUTE

 

 

No es la primera vez que “reivindicamos” este puente como perteneciente a Irun.

En uno de los libros de actas del Ayuntamiento de Irun del año 1701 se dice textualmente “…sobre la orden de Diputación para que se arregle el camino hasta esa ciudad (se refiere a Fuenterrabia)  desde el puente pequeño de Mendelu, por si pasase su majestad, y reparos de la Universidad indicando que el territorio de Irun llega hasta el puente grande de Amute”.

En otro de 1710 se acuerda” prohibir que los vecinos de Hendaia pesquen en el río Bidasoa y el puente de Amute, término propio de la Universidad de Irun”.

En 1831 la ciudad de Fuenterrabia solicita la construcción de un nuevo puente en Amute con los beneficios de las tierras juncales existentes entre Irun y Fuenterrabía.

 

 

 

 


 

URDANIBIA

 

 

Por los restos de piedras que todavía quedan en el lugar, podríamos aventurarnos a señalar que el antiguo puente de Urdanibia podría ubicarse no muy lejos de donde se encuentra la pasarela de la imagen.

Al fondo, entre árboles, pueden apreciarse el Palacio de Urdanibia y el viejo molino.

El Urdanibia en la actualidad no es más que un simple riachuelo, debido a que las nuevas reurbanizaciones  le han ido modificando sus naturales cauces, estrechándolo incluso peligrosamente en alguno de sus tramos. Por eso, de vez en cuando saca a relucir su “carácter” de antaño y, si coinciden intensas lluvias con grandes mareas, vuelve a ser lo que fue, el río Urdanibia que, aunque modesto, es todo un afluente del Bidasoa.

El viejo puente, tras sucesivas riadas fue rápidamente reconstruido. Por citar algunas de sus primitivas reparaciones damos noticias de las obras realizadas por Pedro de Ibargoyen, en 1744. Nada menos que 21 reales de plata costó su reconstrucción en piedra. Otra de 1751, en la que sale a remate la recomposición del puente.

La llamada comisión del Camino de Fuenterrabía, perteneciente al ayuntamiento de Irun, realizó 1842 un estudio para la construcción de un nuevo puente sobre el río Udanibia