No fue tarea fácil congregar a todos aquellas niñas que estuvieron en la Escuela de Anaka en 1965

Prueba de que lo lograron son todas estas fotografías que nos han enviado Maribel Encabo y Ekain.