Proponemos un ejercicio de imaginación. ¿Cómo llegaríamos por tierra desde el centro de Hondarribia al de Irun si no existiera el actual puente de Amute sobre la ría?.

En el siglo XVII el camino habitual para acceder por tierra desde Fuenterrabía a Irun suponía dar el siguiente rodeo:

Partiendo desde la Puerta de San Nicolás, en la parte alta de la muralla, se subía por la ermita de Santiagotxo, se pasaba junto al caserío Zubieta, y desde allí, a través de lo que es ahora el  barrio de Anaca, se llegaba a la antigua aldea de Irun.

En aquellas fechas Irun era una aldea dependiente de Fuenterrabía en la que todos se conocían. A este respecto hemos de aclarar que en virtud de un pleito que los vecinos de Jaizubia ganaron a Fuenterrabía en 1618, los habitantes de este barrio eran parroquianos de Irun, electores y elegibles para cargos municipales, pagaban sus diezmos a la parroquia de Irun y realizaban con los de Irun los preceptivos alardes de armas.

Porque antaño los límites de Irun con Fuenterrabía en la zona de Anaca diferían bastante de los actuales. Fue en 1766, como consecuencia de la exención de jurisdicción de Irun de  Fuenterrabía, que la división territorial quedó situada en la ferrería de Urdanibia, junto a la regata de Jaizubía que transcurre junto al complejo del mismo nombre. Dicho sea de paso y aunque solo lo hemos visto una vez escrito como tal en los libros de geografía local, lo que llamamos regata de Jaizubia o riachuelo de Urdanibia, no deja de ser un modesto afluente del Bidasoa.

Foto superior: Ruta desde el recinto amurallado de Hondarribia hasta Irun.  En blanco, trazado actual  -  En amarillo trazado en el siglo XVII

En nuestro barrio de Anaca, a lo largo del siglo XVII, de no ser por los largos y costosos pleitos que la ciudad de Fuenterrabía mantuvo con la Universidad de Irun por los terrenos de Guevara-Larrea, puede decirse que la vida transcurría plácidamente.

Aquellos juncales de Guevara-Larrea junto con los de Urdanibia, Zubieta, Mendelo y lo que hoy conocemos por Amute,   -donde no hace tanto estuvo el límite de Irun con Fuenterrabía- no solo tenían valor por sus posibilidades de convertirse en zona de cultivo. También desde el punto de vista estratégico era muy importante que la subida de la marea inundara todas aquellas zonas,  así se podían utilizar a modo de pantano para la defensa del recinto amurallado de Fuenterrabía.


 Maqueta de la plaza fuerte de Hondarribia y alrededores a finales del siglo XVII . La flecha amarilla marca la salida del recinto amurallado hacia Irun.          Autor: Félix Senosian